La pérdida de cabello no es sólo cosa de hombres, ya que un número significativo de mujeres también sufre este problema. Las razones son múltiples, aunque se centran en los hábitos de vida propios de los tiempos que vivimos.

Esta afección, muy común a partir de que se envejece, comienza a medida que se pierde masa ósea y el interior de los huesos se vuelve quebradizo debido a la escacez de calcio. Las personas que la padecen tienen un mayor riesgo de padecer osteoporosis.

La sangre es un elemento imprescindible para vivir y como no se puede fabricar ni reemplazar por alguna otra sustancia artificial, la única manera de obtenerla es a través de la  donación, algo que puede realizarse aun si  se ha padecido Covid o si se ha sido vacunado recientemente.

Si bien representan uno de los elementos de prevención más importantes y útiles frente a la pandemia de Covid-19, el uso habitual de barbijos pone en evidencia los problemas auditivos de muchas personas, sobre todo mayores, que tienen dificultades para comunicarse con los demás.

El 80% de las personas que permanecen más de ocho horas diarias delante de una pantalla de computadora sufren estrés visual como respuesta a un esfuerzo ocular excesivo, que puede deparar vista cansada, visión borrosa, ineficacia visual, fatiga general y dolores de cabeza, de la espalda y en la zona cervical, entre otras manifestaciones.

© 2020 Copyright Cooperativa Obrera. Todos los derechos reservados.