Pérdida de gusto y olfato, dos síntomas de Covid-19

Según los últimos estudios dados a conocer, hasta un 88% de los pacientes con coronavirus presentan la pérdida del olfato y del gusto. La mayoría de estos casos (el 80%) recuperan estos sentidos en forma espontánea con el paso del tiempo.


Fiebre, tos, neumonía, dificultad respiratoria representan síntomas conocidos de la Covid-19, aunque existen otros que también tiene una afectación importante en la calidad de vida y que se presentan en un gran número de casos: la pérdida del olfato y del gusto.
Si bien pueden producirse por separado o ambos a la vez, el más importante es la anosmia o pérdida total del olfato, que incluso puede manifestarse antes que los síntomas generales de la enfermedad.
De acuerdo con estudios multicéntricos dados a conocer en Europa recientemente, el porcentaje de pacientes con Covid-19 que en mayor o menor grado sufren la pérdida del olfato y/o del gusto (anomalía esta conocida como ageusia) ronda el 88 por ciento.
De todas maneras, la anosmia no sólo puede producirse por el coronavirus. Por un lado, la causa más frecuente de pérdida de olfato son las infecciones virales del sistema respiratorio superior (resfrío común, sinusitis, bronquitis).
Otra causa común de anosmia es la inflamación crónica de la nariz y los senos paranasales (rinitis alérgica, rinosinusitis crónica) y finalmente la última causa de pérdida del olfato es el traumatismo craneoencefálico, que produce un importante daño al neuroepitelio y al bulbo olfatorio.
Un informe emanado de la Universidad de Medicina de Harvard detalló que la clave de la pérdida de olfato debido a la Covid-19 es que el virus infecta las células nerviosas de la cavidad nasal y no las neuronas.
Gracias a este estudio, cuyo principal autor es el neurobiólogo estadounidense Sandeep Robert Datta, se puede deducir que es poco probable que la pérdida del olfato producida por el coronavirus sea permanente.
“Una vez pasada la Covid-19 y desaparecida la infección, las neuronas olfativas no parecen necesitar ser reemplazadas o reconstruidas desde cero”, afirmó Datta.


La disfunción olfatoria es más común de lo que parece. Las estimaciones de la prevalencia en la población general antes de la pandemia, sugieren que el 19,1 % de los adultos (el 80 %, en personas mayores de 75 años) sufren la pérdida total o parcial del olfato.

Valora este artículo
(1 Voto)
Modificado por última vez en Miércoles, 17 Febrero 2021 15:30

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.