Molestias agudas, ardor repentino o sensación de shock extremo son los síntomas de una afección que, por lo general, afecta a un lado de la cara. Cualquier vibración en el rostro, incluso por hablar, puede provocarla.
El estrés y la ansiedad que deparan los momentos de crisis pueden influir en la manera en que respiramos. Oxigenarse en forma correcta puede ayudar a calmarnos, pero por más instintivo que resulte no siempre dominamos esta importante actividad.
China dio a conocer el 31 de diciembre de 2019 el primer informe sobre esta nueva enfermedad de similares características a la neumonía, con 27 casos aparentemente originados en el mercado de la ciudad de Wuhan. A partir de entonces el coronavirus comenzó a extenderse rápidamente, obligando a la Organización Mundial de la Salud a definirlo como “una amenaza muy grave”
Página 9 de 9
© 2020 Copyright Cooperativa Obrera. Todos los derechos reservados.