Por amor al abuelo

By Familia Cooperativa Abril 19, 2022 45 0

Fruto de sus ahorros y de vender una moto, Gonzalo Gorosito pudo cumplirle el sueño a su abuelo Alberto y le regaló a los 76 años su primer auto: el Renault 12 que nunca había podido comprar. “Él se merecía el sacrificio”, sostuvo el joven pampeano, uno de los protagonistas de esta entrañable historia.


Gonzalo “Pipo” Gorosito vive en General Pico, es empleado muni- cipal, los fines de semana trabaja como disc-jockey y desde hace unos años soñaba con poder regalarle a su abuelo Alberto López (76) un Renault 12, el auto que siempre había querido y nunca había podido comprar.
“Lo venía pensando desde hace unos 3 años porque en la familia somos de reunirnos bastante y todos vivimos lejos. Lo que siempre hacíamos era pasar a buscar a mis abuelos que andaban a pie. ¿Qué pasaba? Ellos sentían que molestaban y a veces no se querían juntar… Entonces dije “necesitan un medio de movilidad”’.
Así comenzó a ahorrar y se puso en campaña para conseguir un Renault 12 en buenas condiciones. Su abuelo siempre le había dicho que el único auto que le gustaba era ese porque “es todo chapa, mecánica más sencilla, ¡irrompible!”.
Todo parecía indicar que finalmente el sueño se iba a concretar en 2021, pero a los pocos meses de comenzar el año a Gonzalo se le rompió la camioneta de trabajo y tuvo que invertir mucho en su arreglo. “Quedará para 2022”, pensó.
Por fortuna, la primavera trajo consigo mucha actividad laboral y a través del trabajo en distintas fiestas pudo ahorrar nuevamente. En tanto, su abuela acababa de fallecer y el ánimo de Alberto había caído en picada.


“El abuelo estaba para atrás y era muy difícil levantarlo… Nosotros lo pasábamos a buscar para que viniera a comer una asado pero él no tenía ganas. Fue muy difícil para toda la familia, pero principalmente para él”, destacó.


Gonzalo llevaba varios años preguntándole a un conocido si le vendía su Renault 12 modelo 93, que estaba en muy buenas condiciones, pero siempre le respondía que no. Sin embargo, todo se alineó en noviembre del año pasado cuando recibió un llamado suyo diciéndole que necesitaba la plata y lo iba a poner a la venta en enero, pero le avisaba antes por si quería comprarlo.
“Yo tenía plata guardada y le dije ‘decime cuánto pedís así termino de juntar lo que me falta y dame unos 15 o 20 días que vendo la moto’. Me dijo ‘yo te espero’, y cumplió”, resaltó.

Sueño cumplido

El 27 de diciembre Gonzalo ya tenía el auto. Y aprovechó los días previos a fin de año para dejarlo listo para sorprender a su abuelo el 31 a la noche.
Ese día llevó el Renault 12 hasta la quinta que había alquilado para celebrar el año nuevo con su familia y lo dejó estacionado a una cuadra. Después de cenar, puso música, tomó el micrófono y le dedicó unas palabras a su abuelo. Le dijo que tenía un regalo para él y a los minutos entró a la quinta con el auto.
“No lo podía creer. Siempre fui de regalarle cosas a mi abuelo, pero mínimas, normales… Cuando entré con el auto, me dice ‘¿esta es la sorpresa que me ibas a dar?’. Y le digo ‘sí, ahora vas a poder tener y disfrutar el auto que a vos te gusta’”.
Gonzalo recuerda que su abuelo se subió, lo miró por todos lados y empezó a tocar los comandos. Él le explicó algunas cosas y le pidió que lo estacionara afuera. Ni bien terminó la fiesta, Alberto fue a decirle a su vecino que ya no iba a poder dejar su auto en su techito, porque necesitaba lugar para el Renault.
”Mirá lo que me regalaron los nietos”, le dijo, y el vecino se emocionó con él. Alberto siempre había tenido a la familia como prioridad y por eso el anhelo del auto propio pudo cristalizarse gracias a Gonzalo.
“Ahora me manejo con la camioneta. Veremos si más adelante puedo comprar otra moto. La idea era que mi abuelo disfrute de lo que siempre quiso, porque a su edad es muy difícil comprar algo así, como le pasa a muchos jubilados”, subrayó.
El auto estaba en muy buenas condiciones, pero ahora luce impecable. Es que la historia llegó a oídos de las autoridades de la empresa Renault y fue Pablo Sibilla, el propio presidente de la automotriz, quien se puso en contacto con Gonzalo para asegurarle: “vamos a hacer todo lo posible para que el abuelo lo disfrute más y no reniegue”.
“Me llamaron para decirme que querían renovarle la mecánica y la estética para que el abuelo no tuviera ningún problema. Fue todo de palabra y cumplieron. En febrero, cuando se hicieron los trabajos de chapa y pintura, vino una productora de Buenos Aires a grabar nuestra historia, y una vez que llegaron los repuestos que faltaban realizaron la parte mecánica, recambiando el caño de escape de punta a punta, la parte eléctrica, la caja de cambios…”.
A fines de marzo la empresa entregó el auto hecho casi a nuevo e incluyó el service oficial de por vida.
Desde entonces es todo disfrute. Gonzalo cuenta que si antes su abuelo no salía, ahora no lo pueden parar: llamá a sus parientes, les avisa que va a ir y arranca. Así se convirtió en la estrella de General Pico y por eso cuando va a cargar nafta, los vecinos lo saludan y felicitan por la adquisición.
“Mi abuelo es la persona más buena que conocí en mi vida. Sin problemas con nadie, recontra laburador y enseñándonos a mí y a mi hermano el camino del trabajo. Él, que siempre se dejó para lo último, se merecía el sacrificio”.

Valora este artículo
(0 votos)
Modificado por última vez en Martes, 19 Abril 2022 11:58

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

© 2020 Copyright Cooperativa Obrera. Todos los derechos reservados.