Lucía Tacchetti, la bahiense que canta para el mundo

A pocos meses de lanzar su cuarto disco, la cantante nativa de Bahía Blanca continúa trabajando con proyectos dentro y fuera de la Argentina. “La música para mí es un lugar de sanación, que existe en mi vida desde que tengo uso de razón. Siempre formó parte de mi familia, pero no me imaginaba poder hacer de esto una carrera”, reconoce.


Con apenas diez años, Lucía Tacchetti comenzó a estudiar piano en el Conservatorio de Música de Bahía Blanca, donde descubrió que tocar un instrumento requiere de dedicación, trabajo y esfuerzo.
Desde entonces, y con muchas horas de práctica, el piano acompañó cada uno de sus pasos y se transformó en su cable a tierra, hasta que hace nueve años dejó su ciudad natal para radicarse en Buenos Aires, donde experimentó distintos estilos musicales.
Así se hizo conocida por canciones de su propia autoría, lanzó su primer disco con la compañía del ukelele y luego se inclinó por el pop electrónico, “que me define al 100 por ciento”.
“El ukelele fue una circunstancia, no una elección consciente. Me fui a vivir a Buenos Aires y no tenía plata para comprarme una guitarra y mucho menos un piano, entonces encontré en el ukelele algo barato y transportable. Por ende, mi primer disco tiene a ese instrumento como protagonista. Siempre le voy a agradecer a ese disco porque me permitió animarme y acercarme al público”, explica.
En 2014 estrenó sus dos primeras canciones en el canal de YouTube “Joy Weekend”, grabadas en vivo y en formato acústico, donde una de ellas superó las 850 mil reproducciones. Un año más tarde participó del programa televisivo “Elegidos” -emitido por Telefe-, quedando entre los mejores desempeños del certamen. También hizo varias presentaciones nacionales e internacionales, cautivando al público con letras propias.
Lucía confiesa que ahora se siente mucho más segura de sí misma y que está orgullosa de su presente artístico, a pocos meses de terminar su nuevo disco Eleté, editado en septiembre de 2020.
“Esta propuesta me tiene muy feliz, porque sigue mostrando este camino cada vez más seguro que transito. Eleté es un disco muy ecléctico y mucho más maduro, a partir de que estoy más plantada y entendiendo hacia dónde quiero dirigir mi música y mi carrera”, sostiene.
Se trata del cuarto disco de la artista bahiense. Previamente había lanzado Feriado (2015), Degradé (2017) y Volumen 3D (2018).


-¿Qué es lo que más disfrutas de la vida artística?
-El momento de creación, hacer canciones, producirlas, estar en el estudio, ensayar, los shows en vivo, toda la gente que conocí y que conozco a diario por la música. Es un ámbito muy sociable y del cual me llevo muchísimos amigos.


-¿Y lo más difícil?
-Es una carrera realmente muy sacrificada. Creo que como cualquier profesión y como cualquier emprendedor, tu cabeza está las 24 horas del día pensando en cómo mejorar, procurando perfeccionarse. Pero yo lo disfruto, siempre tratando de buscar el equilibrio y trabajando muy duro todos los días.

Alas de libertad

La artista señala que es muy difícil comparar a “la Lucía que vivía en Bahía” con “la Lucía que hace carrera en Buenos Aires”, pero se anima a decir que son muy distintas.
“La Capital me dio mucha libertad. Cuando estaba en Bahía era más chica y mucho más insegura de todos mis movimientos. Vivir acá y hacer esta carrera hizo que aprendiera a valorarme y también a plantarme. Obviamente también hay algo que sigue intacto, porque soy muy auténtica y eso no lo cambia ninguna ciudad o al menos espero que no lo cambie”, subraya.
Como le ocurrió a tantas personas en distintos lugares del mundo, la pandemia derivada por el Covid-19 modificó su metodología de trabajo y alteró su planificación. Además de retrasar el lanzamiento del cuarto disco, trastocó planes como la presentación en el Lollapalooza 2020, el famoso festival en el que iba a tocar en marzo y luego fue suspendido, e iniciar una gira por México y España.
Tal como sucede con tantos músicos que viven de sus discos, sus shows y sus giras, la emergencia sanitaria también impactó en la situación económica de Lucía, aunque dice que decidió tomar la coyuntura con paciencia, sin detenerse jamás.
Sabe que la carrera musical es lenta y pausada, y que cada paso a dar resulta relevante.
“En 2020 firmé con un sello español y eso para mí es un logro gigante, así como ser invitada al Lollapalooza. Son situaciones que te dan orgullo y te impulsan a seguir adelante, con la intención de llegar cada día a más personas y poder llevar tu música lo más lejos posible”, resalta.
También el año pasado ganó el Vans Musicians Wanted, del que tomaron parte 22 mil bandas de todo el mundo, un certamen en el que una reconocida marca de zapatillas impulsa la actuación de artistas y los da a conocer. Del jurado tomó parte el rapero estadounidense Anderson.Paak, quien al escuchar a Lucía gritó en español: “muy bien nena”.
Tras la consagración, la bahiense consiguió la oportunidad de tocar junto al propio Anderson.Paak en uno de los conciertos de House Of Vans en este 2021, año que arrancó con más actividad musical.
Así, la compositora bahiense tuvo la oportunidad de reencontrarse con su público en Buenos Aires, tomar parte de la edición virtual Panorama Neutral 2021, del que participaron más de 25 artistas latinoamericanos, e irse de gira por España.
Es que más allá de que los escenarios y las condiciones puedan cambiar, nada detiene el paso firme de su andar.

Valora este artículo
(0 votos)
Modificado por última vez en Miércoles, 19 Mayo 2021 11:50

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.