Omar Morán: el fotógrafo que acompañó el desarrollo de La Coope

By Familia Cooperativa Octubre 26, 2020 138 0

Retrató más de un centenar de inauguraciones de sucursales de la Cooperativa Obrera y además es autor de una fotografía que, desde hace 50 años, identifica a Bahía Blanca como Capital Nacional del Básquetbol.

Tuve la suerte de participar del gran desarrollo de la Cooperativa Obrera. La primera sucursal que hice completa fue la 11, que está en Villa Rosas, y a partir de entonces seguí hasta hoy, que ya suman 134. Además, estuve en casi todas las inauguraciones”.

Con casi seis décadas dedicadas a una profesión que abraza con pasión, no hay duda alguna que Omar Morán lleva la fotografía en sus genes, aunque hoy, a las 76 años, hace una pausa en un trajinar diario que solo la pandemia pudo frenar.

Por su lente pasaron personajes que hicieron historia, desde Fidel Castro hasta Juan Domingo Perón, aunque en Bahía Blanca la gente invariablemente lo asocie con la época dorada del básquetbol de la ciudad, embanderada detrás del inolvidable trío que conformaron Atilio José Fruet, Alberto Pedro Cabrera y José Ignacio De Lizaso.

Paralelamente, desde mediados de la década del 70 inició su camino junto a la Cooperativa Obrera, dando testimonio fotográfico de las inauguraciones de las distintas sucursales.

“En todos estos años la tecnología progresó muchísimo, por eso hay que aprovecharla para seguir adelante y mostrar todo lo que hace la entidad en favor de sus asociados”, asegura Morán, quien tras su paso por el diario “La Nueva Provincia” llegó a La Coope por recomendación del periodista Néstor Ángel Barbieri, fallecido en 2011.

“La Cooperativa Obrera constituye una empresa distinta que te da la posibilidad de crecer y que a la vez es solidaria con la gente. Por esa razón confío en que seguirá expandiéndose por distintas regiones de nuestro país”, sostiene.

 

A 50 años de una imagen icónica

 

De las muchas y buenas imágenes perpetuadas por la cámara de Omar Morán, seguramente la que captó el 14 de noviembre de 1970 en la cancha del club Altense fue la que alcanzó mayor notoriedad.

Es que la refleja un festejo visceral, cara a cara, de Atilio Fruet y José Ignacio De Lizaso defendiendo la camiseta del seleccionado bahiense ante el equipo de La Plata en un certamen Provincial jugado en Punta Alta.

“Fui a trabajar para la revista El Gráfico, que había enviado como periodista a Osvaldo Orcasitas (O.R.O.). Él me pidió que sacara dos o tres fotos para ilustrar su comentario de la final, así que buscando obtener una imagen de Fruet quedé a pocos metros del festejo de aquel doble. Cuando Orcasitas vio la foto decidió publi- carla bien grande y el limitar su escrito a solamente el epígrafe”, resalta Morán.

En un artículo publicado en el diario “La Nueva Provincia” en 2005, “Lito” Fruet, quien fuera capitán de la selección argentina, recordó que “llegamos a la definición con La Plata, un equipo difícil, que contaba con jugadores como Carlos González (quien también aparece en la escena), “Finito” Gherman, Sfeir y Perazzo”.

“El estadio estaba completo y la verdad es que ganábamos fácil, por casi 20 puntos. Pero De Lizaso no la podía meter. Entonces se dio esta jugada, en la mitad del segundo tiempo. Salimos en contrataque con el negro, yo lo habilito desde la mitad de cancha y él hace su primer doble. Entonces me acerco, lo miro a los ojos y salió esa reacción mutua”.

Con la sinceridad que lo caracteriza, Morán destaca que la fotografía no tiene un gran desarrollo artístico. “Es una toma instantánea, de índole testimonial, aunque tengo que reconocer que me ha dado muchas satisfacciones y que más allá del paso de los años sigue causando impacto”.

Paradójicamente, ya no conserva el negativo de su obra cumbre. “Manos ajenas se apropiaron indebidamente del algo que no les pertenece, por lo que no me quedo otra que pedirle la fotografía a Rubén Gallucci, un amigo de mi querido barrio de Villa Mitre, para hacer una copia que me permitiera conservarla”.

Asimismo, sostiene que aquella imagen no representa su mejor trabajo. “En esa época de oro del básquetbol bahiense saqué muchísimas fotografías y si tengo que elegir una me quedo con la obtuve en el último partido de Fruet en 1974, cuando siendo un símbolo de Olimpo le pidió la camiseta a Cabrera y se la puso. Esa imagen de Lito emocionado con la casaca de Beto en su despedida de las canchas es única”.

Valora este artículo
(0 votos)
Modificado por última vez en Lunes, 26 Octubre 2020 12:12

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.