El estrés y la ansiedad que deparan los momentos de crisis pueden influir en la manera en que respiramos. Oxigenarse en forma correcta puede ayudar a calmarnos, pero por más instintivo que resulte no siempre dominamos esta importante actividad.

Cuando tomamos conciencia de que hemos cometido un error, solemos sentir el impulso de pedir perdón. Sin embargo, un hecho que puede parecer tan sencillo suele representar algo extremamente difícil para algunas personas.

Página 2 de 2