La Coope adquirió el inmueble donde funcionara el primer almacén

En otro hecho que implica un enorme valor histórico para la entidad, la Cooperativa Obrera adquirió el inmueble situado en España 745 de Bahía Blanca, donde funcionara el primer almacén de La Coope, que abriera sus puertas el 1 de mayo de 1932, exactamente una década después de que comenzaran las actividades de la panadería.
Luis E. Ortis, María Susana García y Carlos A. Castaño (Vicepresidente, Tesorera y Secretario, respectivamente, de la Cooperativa Obrera) tomaron parte de la firma del respectivo boleto de compra venta de la vivienda que la entidad recupera para su patrimonio.
El inmueble está ubicado en las inmediaciones de la emblemática esquina de Santa Fe y España, precisa- mente donde funcionara la primera panadería, instalaciones que están siendo sometidas a distintos trabajos de refacción, con miras no solo a la remodelación de la fachada del edificio sino a la construcción de un nuevo laboratorio especializado en control de calidad y un flamante centro de interpretación.
Paralelamente, autoridades de la Cooperativa Obrera lograron ubicar en un campo situado en las pro- ximidades de la localidad de Cabildo una de las primeras jardineras originales que la entidad dispuso a poco de comenzar sus actividades para llevar el pan al hogar de los asociados.
La jardinera será puesta en valor para ser exhibida y, de tal manera, la comunidad pueda apreciar a uno de los transportes más tradicionales que surcaron las calles de la ciudad, constituyendo durante muchos años una clásica postal cotidiana de la vida bahiense.

Un emprendimiento que marcó la historia

Luego de los difíciles años iniciales tras su fundación, la Cooperativa Obrera logró estabilizar su situación en el segundo quinquenio de vida, cuando se decidió la ampliación del edificio social para instalar la fideería, construir un nuevo horno con su correspondiente cuadra para la incipiente panade-ría y cambiar el sistema de combustión de leña por el de petróleo.
El siguiente paso fue comenzar a concretar los planes de ampliación de las actividades a los ramos de venta de artículos de consumo. Así, en 1929 se inició la venta de carbón, leña y papas, y comenzó a prepararse la infraestructura para la apertura del almacén.
Con tal motivo, una vez reunida la cantidad necesaria de capital, La Coope adquirió tres terrenos, dos de ellos sobre la calle Fitz Roy y uno en calle España.
Sin embargo, la ampliación de las actividades a las ramas de consumo no fue bien vista por algunos.   
Los asociados de la Cooperativa Obrera que lo eran a la vez de la de Consumos de Ingeniero White o de la Cooperativa Ferroviaria, no apoyaron esta idea, mientras que otros asociados se resistían al aumento del valor de la acción y deseaban que la entidad creciera sólo mediante los recursos que le proporcionara su producción industrial.
La Cooperativa Obrera propuso entonces a la Ferroviaria que vendiera artículos de consumo a sus asociados, pero esta institución se negó a abastecer a quienes no eran trabajadores ferroviarios, por lo que se decidió seguir adelante con el proyecto de almacén.
Dicha iniciativa finalmente logró cristalizarse mediante un exitoso empréstito interno, inaugurándose el 1 de mayo de 1932 en España 745, y pasando en poco tiempo a constituirse en la principal actividad de la entidad.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

© 2020 Copyright Cooperativa Obrera. Todos los derechos reservados.