Imprimir esta página

El síndrome del impostor, una consecuencia del nivel de autoexigencia

By Familia Cooperativa 366 0

Atribuir el éxito personal a la suerte, no tener confianza en uno mismo, manifestar pesimismo defensivo y detentar un alto nivel de exigencia son algunos de los síntomas de lo que se conoce como síndrome del impostor.


Más allá de que, independientemente del sexo o la edad, todos estamos expuestos a padecer el síndrome del impostor en las facetas de nuestra vida, hay una condición que hace más posible la aparición de este trastorno psicológico: el nivel de autoexigencia.
En tal sentido, cuanto mayor sea y cuantas más responsabilidades se adquieran, mayor es la probabilidad de sufrir esta patología.
El síndrome del impostor fue identificado en 1978 por las psicólogas estadounidenses Pauline Clance y Suzanne Imes. La propia Clance lo experimentó durante la preparación de unos exámenes importantes y, ya como profesora universitaria, lo vio repetido una y otra vez en sus alumnos: todos tenían excelentes calificaciones pero se sentían inferiores al resto de los compañeros o pensaban que sus logros eran fruto del azar.
Los especialistas en la materia entienden que es un síndrome difícil de reconocer por la propia persona, porque las creencias están tan arraigadas que cuesta evidenciar lo que realmente sucede.
Para estos expertos hay cinco síntomas claves para identificar a este trastorno:
• Observar si la persona no disfruta con sus éxitos.
• Presencia de creencias irracionales sobre uno mismo que derivan en falta de confianza.
• Pesimismo defensivo: la persona piensa que no va a ser capaz y, de este modo, si el éxito no sucede no se ve dañada su autoestima.
• Detentar un alto nivel de exigencia o perfeccionismo pero, al mismo tiempo, no estar seguro de ser capaz de conseguir una meta.
• Miedo al fracaso.
Superar esta afección puede ser complicado, sobre todo porque se origina por el pensamiento, las creencias y los afectos relacionados con uno mismo.


Por ello, es fundamental trabajar la autoestima y la autoeficacia, procurando ser realista con uno mismo y estableciendo metas adecuadas a las capacidades reales y potenciales para conseguir los éxitos propuestos.

Valora este artículo
(0 votos)
Modificado por última vez en Miércoles, 19 Mayo 2021 11:22