Qué es y cómo combatir la fatiga pandémica

La pandemia ha provocado un cansancio mental entre la población que pareciera incrementarse a medida que transcurre el tiempo. Es lo que se conoce como fatiga pandémica, un concepto avalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que puede deparar graves consecuencias tanto en el aspecto sanitario individual como colectivo.

La irrupción del Covid-19 en el planeta significó una situación nueva e inesperada que, además, cambia de manera constante según evoluciona el virus, complicando de manera significativa la planificación de nuestra rutina diaria.
Más allá del riesgo real para la salud, la pandemia deparó además modificaciones de hábitos (uso de barbijos y de alcohol en gel, distanciamiento social), restricciones (de movilidad, confinamiento domiciliario, aforos y horarios restringidos, teletrabajo) y pérdidas (fallecimientos, laborales).
Esta incertidumbre supuso un impacto directo en la salud de gran parte de la población en forma de insomnio, estrés, irritabilidad, tristeza, ansiedad, descon- fianza, frustración. A todo esto hay que añadirle otra peligrosa consecuencia, que los expertos definen como fatiga pandémica, es decir, la desmotivación para seguir las recomendaciones de protección y prevención que aumenta con el tiempo.


Algunos psicólogos sostienen que la fatiga pandémica deviene con facilidad en comportamientos laxos, individualistas, poco reflexionados y marcadamente emocionales que atentan contra lo recomendado por las autoridades sanitarias.


Para estos profesionales la solución no es sencilla, ya que después de tantos meses, las fuerzas se agotan debido al entorno de inseguridad e incertidumbre. Por otra parte, la paulatina llegada de la vacuna contra el Covid-19 puede traer consigo la paradoja de que, precisamente por ver que el principio del fin está más cerca, muchos ciudadanos se relajen. Un error que, a la luz de los resultados, está costando demasiado caro.
La situación depende de nosotros mismos. Ser honestos y cumplir con las recomendaciones es ahora, más que nunca, nuestra principal responsabilidad, afrontando el hecho de que durante la pandemia también se puede recuperar el control de proyectos aplazados con otras perspectivas, no de continuidad, sino de cierta ruptura con lo anterior.
También es conveniente centrarse en lo esencial y mantener los vínculos emocionales con los seres cercanos y queridos. Aquí los medios digitales de comunicación pueden jugar un papel muy positivo, siempre que nos recuerde la presencia, que la evoque sin sustituirla.

Valora este artículo
(1 Voto)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.