Imprimir esta página

Oniomanía: ¿cómo evitar las compras compulsivas?

By Familia Cooperativa 271 0

Cerca del 7 % de la población mundial padece  oniomanía o síndrome del comprador compulsivo, cuya principal característica es el deseo desenfrenado  por adquirir bienes sin una necesidad real.


Comprar algo que no necesitamos, sin dedicar un tiempo razonable para valorar la calidad del producto, su utilidad y su precio, es algo bastante más habitual de lo que podría imaginarse.
De acuerdo con un estudio dado a conocer por la plataforma Top Doctors, la oniomanía o adicción a las compras compulsivas constituye un problema que se agrava aún más entre los jóvenes, el público más vulnerable a la publicidad y a las redes sociales, ya que un adolescente pasa unas nueve horas diarias conectado en línea.
Los entendidos en la materia sostienen que detrás de la necesidad de valía por medio de las compras compulsivas se esconden problemas emocionales relacionados con la tristeza, la angustia y la ansiedad.
Generalmente el comprador compulsivo gasta más de lo que puede pagar y pierde dinero a base de préstamos bancarios y financiaciones tomadas con las tarjetas de crédito.
Esto le puede deparar consecuencias capaces de destruir y torcer una vida, una pareja o una familia.
A la hora de brindar consejos para apoyar y promover la compra con conciencia, los propios expertos de Top Doctors expresan que el consumidor deben ser sincero consigo mismo y hacerse algunas preguntas: ¿Podría vivir sin ese producto? ¿Cómo me sentiré dentro de cinco días si lo adquiero? ¿Tengo el dinero suficiente para hacer la compra? ¿Qué podría hacer con ese monto si lo guardo para otro fin?
En el caso de los jóvenes resulta fundamental que los padres estén pendientes de las compras y del gasto semanal o mensual de sus hijos, además de llevar una buena comunicación en el entorno familiar.

Pero lo más importante es cortar el problema de raíz y analizar cuáles son los problemas emocionales o psicológicos que llevan a la persona a comprar de manera compulsiva.

Valora este artículo
(0 votos)