El impacto psicológico y emocional detrás de una enfermedad

Para las personas enfermas y sus entornos familiares, ciertas patologías tienen un gran peso psicológico y emocional. La incertidumbre, la necesidad de sentirse querido y comprendido por los demás, la falta de información generan emociones negativas y por ello resulta clave entender el proceso que viven las personas afectadas y brindarles el apoyo que necesitan.


La propia Organización Mundial de la Salud reconoció mediante distintos informes que quienes sufren ciertas enfermedades padecen ansiedad y depresión clínicas.
“Enfermedades como el cáncer suponen un punto de inflexión en la vida de la persona afectada. Se produce un impacto que consta de una serie de fases que comienzan con la experimentación de un shock inicial, negación e incredulidad, seguidas de confusión, sentimientos de impotencia, desesperanza y miedos y, finalmente, una fase de reajuste al diagnóstico”, sostienen expertos de la OMS.
Pasar de ser una persona con una vida “normal” a ser una “persona enferma” puede desencadenar diferentes respuestas emocionales, provocadas por la falta de control sobre la situación y los acontecimientos.
En función del proceso de la enfermedad, pueden aparecer emociones intensas como miedo, tristeza o culpa, pérdida de apetito y alteraciones del sueño, así como dificultades de concentración.
También es frecuente la sensación de incredulidad, acompañada de pensamientos que pueden desencadenar una negación de todo lo relacionado con la enfermedad.
Por otra parte, los tratamientos y sus efectos secundarios pueden provocar, en muchas ocasiones, molestias y limitaciones.
Más allá de esto, las situaciones que se experimentan tras el diagnóstico no siempre son negativas, a partir de que los valores personales conllevan variaciones a raíz de las enfermedades, que hacen que se contemple la vida desde otra perspectiva.
Lo cierto es que el modo de enfrentar a la enfermedad influye en la calidad de vida. Por tal razón, expresar nuestras preocupaciones constituye un proceso fundamental para manejar de mejor forma el vaivén de emociones que surge en esos momentos.

En tal sentido, recibir ayuda psicológica puede resultar un gran aliciente a lo largo de todo el proceso de la enfermedad, a partir de que se centre, entre otros aspectos, en reducir el impacto emocional tras el diagnóstico, mejorar la información de los tratamientos, la comunicación y el apoyo familiar.

Valora este artículo
(1 Voto)
Modificado por última vez en Miércoles, 17 Febrero 2021 15:24

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

© 2020 Copyright Cooperativa Obrera. Todos los derechos reservados.