Cómo regular la ansiedad que depara la pandemia

Las situaciones derivadas del estado de alarma pueden implicar que algunas personas experimenten síntomas derivados del distanciamiento social, la cuarentena o el aislamiento, generando sensación de ansiedad, preocupación o miedo que es factible enfrentar.


Psicólogos especialistas en emergencias afirman que la respuesta humana durante una pandemia contiene 3 fases: la de impacto, cuando aparece la amenaza real y es percibida; la de reacción, donde las personas comienzan a entender lo que ocurrió y empiezan a tomar medidas en consecuencia, y la de reorientación, cuando se entendió lo que sucedió, se acepta y puede integrarse a la vida como una vivencia.

Precisamente en función de las últimas dos fases, la facultad de psicología de la Universidad de Buenos Aires acaba de publicar una valiosa guía, con recomendaciones psicológicas para afrontar la pandemia.

En tal sentido, se hace hincapié en la necesidad de mantener los horarios del sueño, no sobreexponerse a noticias y consultar solamente fuentes confiables (organismos oficiales, instituciones prestigiosas) y en momentos del día establecidos (por ejemplo, al mediodía o a la tarde, y no tanto al despertar o antes de dormir).

Además, aunque no vayamos a salir de casa hay que quitarse el pijama o la ropa de dormir para evitar la sensación de discontinuidad y poder organizar los ciclos del día.

Proponerse aprender algo nuevo a través de tutoriales o cursos online, realizar una rutina de ejercicios físicos periódica en casa, continuar accediendo a la naturaleza y a la luz solar siempre que sea posible, alimentarse bien y mantenerse hidratado.

Por otra parte, resulta indispensable contar con alguna red social que permita establecer una contención con familiares, amigos y personas de confianza, así como limitar los grupos de chats que difunden noticias, muchas de ellas falsas o erróneas.

Más allá de que las personas somos seres rutinarios, el cambio evidenciado implica desarrollar conductas flexibles y adaptativas a esta situación con la finalidad de afrontarla de manera positiva.

Finalmente, hay que tener en cuenta que un abrupto cambio de rutinas representa un esfuerzo, por lo que el armado de actividades constituye un desafío que requiere flexibilidad.

Valora este artículo
(2 votos)
Modificado por última vez en Viernes, 24 Abril 2020 13:08

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.